TALENTO: ¿CON QUÉ SE COME ESO?

LOS TOCADOS POR DIOS
El Director de cine checo, Milos Forman, en su grandiosa película “Amadeus” (1984), nos regaló una escena que me marcó hondamente. En ella muestra cuando el compositor italiano de opera Antonio Salieri (interpretado magistralmente por Murray Abraham) se topa con el manuscrito de una pieza de su archirival Mozart, se trata de una obra maestra escrita a primera mano y sin tachones, parecía que Dios, literalmente, hubiese cantado nota por nota directamente al oído del genio de Salzburgo. Salieri, que se había dedicado toda su vida sólo a trabajar arduamente para obtener el prestigio que para el momento ya tenía, casi llora de desesperación al ver que hay gente que simplemente nace tocada por Dios.

EL SÍNDROME DE VAN GOGH
En cocina he vivido cientos de veces esta historia. He conocido muchos y buenos cocineros de edad incipiente capaces de deslumbrar, y conociéndolos me doy cuenta que ven al mundo de la gastronomía desde una perspectiva inclusive transparente para mi. He conocido muchas y buenas cocineras capaces de impresionar por su capacidad técnica sin haber pasado por una escuela, cocineros que generan ideas que por obvias nadie había notado o cocineras que simplemente logran que con cada bocado la gente se sienta feliz de pertenecer al género hedonista de los humanos.

Pero, en muchos casos, estos genios han sido destruidos por la mortal combinación de halago y mercado ávido de estrellas y con tristeza pasamos a ser testigos de un eclipse prematuro. Particularmente, en cocina es bastante peligroso el “halago poco objetivo”, porque tarde o temprano hace que el cocinero olvide su labor de servidor al punto de sentir que se encuentra por encima de las circunstancias y que por lo tanto si su “obra” no es del agrado de la clientela es porque no es comprendida. Tal vez un Van Gogh se pueda dar el lujo de esa espera, pero no un cocinero. En muchas profesiones la excusa de la incomprensión puede hacer que el sueño sea más liviano gracias a un ego intacto, pero no así en la cocina. La incomprensión no baja ni cierra la Santamaría por usar la referencia clásica del negociante que cierra el negocio luego de una jornada de trabajo, ni paga la nómina. Las galerías de las obras maestras de los cocineros se llaman restaurantes, es decir: negocio.

LOS QUE NO SE QUEDAN PARADOS
Cuando a un latinoamericano se le presenta una situación inesperada, corre por los alambritos y como sea le sale al paso a la emergencia. Es verdad también que si nos piden algo que no esté planificado en el manual de operaciones de la empresa, nos la inventamos y “primero muertos que quedarnos parados” … pero cometemos un error tremendo: no documentamos nuestras geniales soluciones. Así, que cuando se presenta de nuevo una situación similar volvemos a apelar a nuestra brillante inventiva, en una sucesión de gasto de energía y de tiempo imperdonable.

Son muchas las veces que, a modo de generalización grosera, he oído decir la frase “los gringos son brutos porque cuando los sacan del guión no saben responder”. Es posible que la estructura cultural de los anglosajones los lleve a paralizarse ante lo inesperado, pero igualmente es cierto que no permiten que les suceda de nuevo porque inmediatamente generan una metodología y sobre todo, la documentan. Papel sobre papel van haciéndose de un manual que específica hasta como saludar a un cliente y esa acumulación de información clasificada es el arma más poderosa de cualquier negocio.

RECETA, ¿PARA QUÉ?
Nuevamente estamos ante uno de los errores que de manera más común se da con los cocineros: detestamos escribir. Un manual de operaciones en la cocina de un restaurante es una joya de colección y si entendemos que la razón de un restaurante es cocinar todos los días el mismo plato de manera idéntica, este hecho no deja de ser inaudito. Muchas veces el genio individual de un jefe de cocina sostiene airoso los errores emanados de la brigada, pero es una forma de dirigir los esfuerzos en la dirección equivocada porque en lugar de crear o de generar ideas, este genio se pasa el tiempo colocando parches donde corresponda. Me consta que los cocineros que conforman la brigada de un restaurante sueñan con que les entreguen por escrito las recetas, las especificaciones necesarias y sobre todo que los entrenen para reaccionar ante posibles errores … ese manual nunca llega y lo que es más triste, idea no escrita es idea perdida.

Cada vez que dejamos de documentar no sólo estamos repitiendo esfuerzos, estamos perdiendo una página que sobre otra y otra y otra, terminarán por conformar eso que llaman la memoria histórica y que en el caso de los cocineros se llama simplemente: recetario.

A VECES
Cuando alguien posee talento y lo dilapida por no entrenarse, nos hallamos ante una enorme injusticia cósmica. Como bien dicen los anglosajones, tener talento es un don y los dones se agradecen ejerciéndolos para el bien de los demás.

Mozart tenía un talento único, pero a diferencia de muchos que lo poseen, Mozart corrió con suerte porque también resultó trabajador y en general el mundo termina no en manos de los talentosos, sino de los constantes.

A veces nace alguien con un talento enorme y le agradece a Dios ejerciéndolo y para hacerlo se entrena, decide trabajar duro y deja un legado documentado.

Esos, como Mozart o Da Vinci, son los imprescindibles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y TÚ POR QUÉ NO TE VAS CHICO?

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

LICORES VENEZOLANOS