Entradas

Mostrando entradas de junio, 2017

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU

COCINAR ES RESISTIR Lena Yau, escritora venezolana radicada en España, me pregunta ¿Qué significa la cocina como espacio de resistencia en estos tiempos para Venezuela? Buena pregunta que no pude contestarle y le dije “dame dos días”, ya sabes que me cuesta hablar. Sé que parece una contradicción con lo de mi presencia en TV, pero soy de una torpeza tremenda para hablar por esta condición taciturna y tímida que me dio la vida y de la que resiento a veces. Hay una anécdota con eso: un productor en Argentina decía que yo parecía un robot porque me volvía locuaz y simpático cada vez que se prendía la luz roja de “grabando” en las cámaras, y en lo que se apagaba me desenchufaba con ella. Me pasa igual en una conferencia. Casi no puedo arrancar a hablar del terror, luego dejo de ver a la gente y todo se pone borroso, arrancó a hablar como una metralla, termino, y después casi no puedo ver a la gente de la pena y empiezo todo ansioso a preguntarle a mi esposa ¿Hablé bien, hablé bien, hablé …

CERRANDO UN CAPÍTULO... ABRIENDO OTROS

Imagen
Ayer se graduó la cohorte Nº 11 de alumnos de nuestra escuela de cocina. Una jornada con una carga emocional bastante importante tanto para mi compañera de vida Sylvia, como para los profesores como para mi.
Voy  a tratar de resumir la historia para que se entienda.
Cuando el paro petrolero de diciembre 2002 Sylvia y yo quedamos desempleados. En enero 2003 comenzamos a dar cursos de cocina en la cocina de nuestro apartamento en Caracas por necesidad. En Mayo un amigo nos prestó un apartamento vacío en Caracas y ella, el chef Héctor Romero y yo empezamos a dar cursos de cocina allí. Evolucionó y nació nuestra escuela de cocina Instituto Culinario de Caracas (ICC). En 2005 mudamos la escuela a una casa grande que alquilamos y allí funciona aun ICC. En 2009 Sylvia y yo decidimos mudarnos a la Isla de Margarita. Vendimos en Caracas nuestros hogar y compramos una casa en La Asunción. Nuestra única casa en la tierra. Lo que vinimos a hacer en Margarita no resultó y tomamos la arriesgada de…