Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2018

2018 (DOS EN VESPA)

Imagen
En julio 2017 vine a Chile, como muchas veces antes, para una reunión familiar. Aproveché para tener contactos gastronómicos con antiguos afectos y realizar algunas actividades. A algunos les comenté que estaba agotado del día a día en Venezuela y que estaba viendo como tomarme un trimestre sabático para despejarme y recargar fuerzas. Hacia finales de septiembre volví a Chile. Mi comentario había dado frutos y los directores del Centro de Innovación Gastronómica de la Universidad Tecnológica de Chile Inacap me invitaron a realizar un material educativo por tres meses.
Dejé mi país por tres meses. En diciembre 2017 entregué el trabajo por el que me habían contratado y recibí una oferta para ser subdirector del área de educación continua del centro. De aceptar yo, implicaba algo que no me había planteado – o, mejor dicho: evitaba plantearme- y era emigrar. Y emigré. Este 2018 ha sido un carrusel emocional. Uno que no tenía planificado – yo, que todo lo mido- a estas alturas de mi vida,…

LAS MANOS QUE GUARDAN SEMILLAS

Imagen
Una maravilla este catálogo de semillas en Chile: https://www.terram.cl/…/catalogo-semillas-tradicionales-de-… Ojalá tengan la paciencia y lean esto que escribí hace tiempo a propósito de las manos guardadoras de semillas:
ME VAN A PERDONAR, PERO ESTO YA ES DE LOCOS Ponga en remojo, cubriendo completamente con agua por 24 horas, medio kilo de cualquier grano que desee cocinar, de esos que uno compra en cualquier supermercado. Pasadas 24 horas elimine el agua y cubra las hinchadas semillas con un papel absorbente humedecido en un lugar fresco y aireado; y dependiendo de la semilla, entre 24 horas y cuatro días después, de cada semilla comenzará a brotar un germen poderoso cargado de proteínas. Cada semilla de esas podrá ser una planta en el futuro, o podrá ser un puchero nutritivo si decide cocinarlas. ¿De donde han sacado esas semillas la energía para que brote, de la nada, vida? ¿Cómo es posible semejante prodigio si esas semillas no están tomando nutrientes de la tierra?
La semilla n…

EL DÍA QUE COMPROBÉ QUE SOY ESTÚPIDO

Imagen
Esta historia tiene un año, pero siempre la quise contar por divertida.

Buscábamos en donde vivir y que estuviese amoblado. Sylvia estaba haciendo una diligencia en la embajada italiana y ve por la zona un letrero de se alquila. Pregunta a alguien que casualmente está saliendo y esa persona, venezolana por casualidad, le dice que son apartamentos sin amoblar pero que el dueño tiene otros en un lugar cercano. Sylvia llama al dueño y él le dice que casualmente está cerca y que pueden encontrarse. Se encuentran en el nuevo lugar y el dueño llega en bicicleta. Sylvia ama el apartamento, así que el viernes voy yo en la tarde a verlo con ella. Nuevamente nos lo muestra el dueño, que llega en bicicleta.

Hacemos negocio y quedamos en vernos la semana siguiente en una notaría que él nos indica.

Vamos a la notaria. No tenemos cuenta bancaria porque nuestro estatus es de turistas. Vamos con el dinero en efectivo. El mes adelantado, la garantía y la comisión. En efectivo.

Llegamos a la notaría y…

418 (EL PLATO DEL SILENCIO)

Imagen
Cordero a la entrada del restaurante Boragó (Chile)
La región de Magallanes ha moldeado hombres y mujeres silenciosos, pacientes y sobre todo profundamente trabajadores. No podía ser de otra manera. Hablamos de una región en donde caben completos los países de Panamá y Costa Rica; con la diferencia de que estos dos países caribeños alojan a 10 millones de almas, y en cambio el territorio austral apenas cuenta con 160 mil.
La sobrecogedora belleza de la zona no se entrega fácil. Exige ser domada, entendida. Ella le exige cortejo a quien allí desea vivir. Siempre ha sido así. Hace 60 años ese basto espacio era habitado por apenas 50.000 personas que, para que nos hagamos una idea, es la población que cabe en el estadio nacional de Santiago un día con una buena final de futbol. Desde entonces hasta hoy, el planeta tierra sumó 5 mil millones de personas de los cuáles apenas cien mil decidieron mudarse a esas tierras.
Para 1906 la región de Magallanes contaba con 2061 hombres y 626[i] mujeres…