Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

371 SOBRE LÁGRIMAS Y FLORES

I Cuando el domingo 25 de Mayo de 2014 el presidente del jurado leyó su nombre, el señor Pablo Squeos notó con sorpresa que su cuerpo lo traicionaba aguándole los ojos. Logró contener las lágrimas pero con las cuerdas vocales si no pudo hacer nada. Su voz quebrada, dulcemente quebrada, agradecía. Un recio hombre margariteño descubría que, sin saberlo, siempre había esperado que alguien reconociera el esfuerzo de una familia que desde hace casi 40 años maneja la pizzería El Paseo en el Paseo Guaragüao de Porlamar, en la Isla de Margarita. Terminaba la jornada a calle llena de la primera feria del sapo bocón (un pescado familia del rape muy popular entre los pescadores de la Isla), y su ají dulce rebosado, relleno de guiso de sapo bocón, había seducido irremediablemente a un jurado asombrado.
II Un niño, que no llega a los doce años, camina por la calle Lárez de La Asunción con un enorme ramo de flores en la mano. Su sonrisa contagia. Es un niño feliz, de bermudas de bluejean y zapatos…

370 DE QUE HABLO CUANDO HABLO DE RODAR

Imagen
El título de este artículo es un robo descarado en homenaje al libro “De que hablo cuando hablo de correr” del escritor japonés Haruki Murakami. Mi vida cambió hace algunos años cuando decidí constreñir mi movilidad, tanto como pudiera, al uso exclusivo de bicicleta y, aunque siempre he escrito de gastronomía en esta columna, hoy quiero explicarles de que hablo cuando hablo de rodar.
La decisión inicial de rodar estuvo signada por disciplina ecológica, porque la rodilla me dolía al trotar y producto de una nueva vida en una isla que me lo permitía. Con el tiempo mis dos bicicletas se volvieron tan parte de mi que mis afectos cercanos me preguntan por esposa, hijos y bicicletas. En promedio ruedo unos 200 kilómetros por semana (sólo el ida-vuelta de la casa al trabajo son 28 Km) y los fines de semana me gusta hacerlo sin rumbo por algunas horas.
Rodar implica una concentración extrema (especialmente si salgo con la de caucho fino, la de ruta) porque perder la vista del suelo 2 segundo…

369 LA PARTITURA

Pensemos en una situación de pesadilla en la que usted (hombre) y su pareja van con otros dos a comer. Le traen una sopa y tiene que manotear para ver si alguien le trae cuchara para poder tomarla. Ve como le sirvieron primero a usted que a su pareja y galantemente espera. Cuando reclama, ya con el plato frío, se disculpan por no haber anotado el pedido de su pareja... usted y los otros en la mesa no saben que hacer ¿Comen? ¿Devuelven los platos hasta que traigan el faltante? ¿Esperan con los platos fríos? Cuando finalmente llegan con el plato faltante, no es el que ella pidió; pero la pesadilla apenas comienza. Luego de llevarse la sopa, le traen el postre y usted tiene que decirle al mesonero que aun no ha comido el plato principal. En ese momento usted reza para que de verdad recuerden la alergia a la pimienta que indicó cuando le atendieron.
Siempre hemos pensado que el buen servicio en un restaurante depende exclusivamente del talante de quien atiende, lo que es un error. Eso qu…

Como Agua Para Chocolate en CINE GASTRONÓMICO (31-05-2014)

Imagen
Siguiendo los ciclos de CINE GASTRONÓMICO (cine al aire libre, cotufas y cena temática) que hacemos en nuestro Instituto Culinario y Turístico del Caribe, el próximo sábado 31 de Mayo presentaremos la película mexicana "Como Agua Para Chocolate".
FECHA: SÁBADO 31 DE MAYO
LUGAR: ICTC, FINAL CALLE LAREZ, LA ASUNCIÓN, MARGARITA
HORA (puntual): 6:30 PM
PVP: 550 BsF.
RESERVACIÓN: cursoscortosictc@gmail.com
TEL: 0295-2420680
CUPO: 24

Usted puede traer su vino. No cobramos descorche. Se sentará con otros comensales en la mesa.

Pulse sobre la imagen para agrandar

368 LA ISLA DE LOS HOMBRES QUE COCINAN

En toda comunidad existen códigos de conocimiento, sobre temas específicos, que se aprenden desde que eres niño y que de alguna manera determinan con su metalenguaje si perteneces realmente al colectivo. Así, por ejemplo, en Francia un niño oye hablar de vinos y regiones vitivinícolas desde que es pequeño, y a medida que crece se va volviendo experto en el tema. En la mesa francesa de un restaurante todos tienen que ver con la carta de vinos y si un extranjero inmigrante desea pertenecer a esa comunidad, más le vale ponerse a estudiar. Otros países en cambio convierten al clima en su tema cotidiano de conversación, al punto de parecer que si no eres un experto meteorólogo no tendrías ni siquiera posibilidad de aspirar a una cita romántica por falta de conversación común. Hay ciudades en donde un deporte es esa columna, en otros todos saben términos del psicoanálisis y en otros la política es la obsesión. De hecho, un buen consejo a la hora de emigrar es averiguar si nos gusta la fasc…

¡EL LUNES 12 DE MAYO REABRE EL COMPARTIR DE ICTC!

Imagen
RESERVACIONES:ElCompartirICTC@gmail.com

EL EQUIPO DE ALUMNOS QUE LE ATENDERÁ
MENÚ No. 1: COCINA MATERNAL Lunes 12/05 y Martes 13/05 Entrada: Crema de apioPrincipal: Pescado en “papillote” con leche de coco y curryPostre: Negro en camisaMENÚ No. 2: NORTE DE ÁFRICA Miércoles 14/05 y Jueves 15/05 Entrada: Sopa de conchas marinas y cocoPrincipal: Suprema de pollo rellena con cous cous, reducción de oporto y uvas con cilantroPostre: Cremoso de sémola, cardamomo, pasas y almendrasMENÚ No. 3: REGIONAL VENEZOLANO 1 Viernes 16/05 Abreboca: Cachapa con lomo prensado y natillaEntrada: Pisca andinaPrincipal: Tarkari de chivo al estilo de Güiria arroz onotado y arepa de maíz peladoPostre: Crema de majarete
CONSULTE AQUÍ LOS MENÚS DE LA SEMANA El Compartir de ICTC es el espacio gastronómi

367 SI QUIERE HACER USTED UN SANCOCHO

Pique primero bastante ají dulce. Ese ají que nació picante en las faldas de los andes bolivianos y cuando llego a estas tierras de gracia, lo fuimos domesticando hasta que no picara y terminara por encerrar una fragancia que solo desea florecer en nuestros climas. Porque nuestro sancocho es denominación de origen. Ponga en la olla aceite de maíz. De ese mismo maíz del que estamos hechos a imagen y semejanza. El mismo que nos da la vida. Porque sabemos que cada pueblo aprende a trabajar con el aceite que le tocó para bien. Unos con olivas, otros con mostaza, otros con ajonjolí y otros son soya. Cada pueblo con sus aromas, y los nuestros nacen desde el maíz. Porque nuestro sancocho es recuerdo de lo que fuimos para lograr ser lo que seremos. Pinte el aceite con un poquito de onoto. El mismo que tiñó la piel de nuestro pasado indígena. El mismo que da color amarillito sin enfermar a las personas. El mismo que ha coloreado nuestras hallacas. Porque nuestro sancocho es la prueba de que la c…