Entradas

Mostrando entradas de 2018

LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL Y LA OBSERVACIÓN ELECTORAL

LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL Y LA OBSERVACIÓN ELECTORAL Raúl. Estévez, 20/03/2018
Amigos,
1. La mejor opción que seguimos teniendo para un cambio político en el corto plazo es la electoral, a través de un proceso constitucional, democrático y libre, apuntalado por la presión internacional con sanciones institucionales y personales, que obliguen a una negociación entre las partes con el objeto de producir un consenso mínimo. Otras alternativas de cambio menos deseables, por lo incierto de sus resultados, podrían provenir de una implosión en el ejército o gobierno, o de una intervención militar externa, justificada por la desestabilización que Venezuela está ocasionando en el continente y la amenaza creciente que representa para la seguridad regional.
2. El apoyo al proceso electoral no es incondicional y está sujeto a que en todo momento se respete el carácter constitucional y democrático de este proceso, de allí que en cualquier negociación que se establezca con el gobierno o el ejército se d…

ENTRE VEGETALES TE VEAS

Imagen
I (Cereales y granos: Los grandes perdedores)
Cuando vemos desde la distancia un evento de Alta Costura sabemos que el público general difícilmente vestiría un modelo de pasarela (por precio y muchas veces gusto), pero intuimos igualmente que desde esas pasarelas se van moldeando las tendencias y los discursos colectivos. Hay muchísimo dinero involucrado en la textura de las telas, los colores o posiciones éticas de protección animal, por nombrar tres aristas de muchas, como para subestimar lo que diga quien establece su oficio desde valores de excelencia en cada aspecto.
Igual sucede con la Alta Cocina en donde solemos igualmente creer que las posiciones que emanan de los restaurantes laureados son de influencia limitada, prácticamente circunscrita al círculo de conocedores y afectos. Un mundo reservado para quienes anotan los restaurantes que aparecen en listados especializados y coleccionan esas visitas, y para quienes persiguen celebridades de la Alta Cocina en congresos.
No es a…

EN EL DÍA DE LOS ENAMORADOS ME TOCÓ LLORAR

Estoy en Manta. Ecuador. Hago un festival en un restaurante. En la cocina hay venezolanos. Uno de los anfitriones es venezolano. El señor que cuida los carros no es empleado pero le dan almuerzo y vive de lo que le den. En el camino un semáforo rojo es la oportunidad que espera un andino, infiero por su acento educado, para limpiar el vidrio del auto. Un andino como de mi edad, ya entrado en la década de los cincuenta. Ahora que lo medito el que cuida los autos, el anfitrión, el limpiavidrios, ya no son tan jóvenes. La gente no tan joven suele tener una vida hecha. Tenían.
Estoy en la habitación. Suena los nudillos de alguien contra la madera. Entra Fredy a asearla. También es un hombre como de mi edad. Es raro que un hombre limpie la habitación de un hotel. Ahora que lo pienso, no recuerdo si antes me había pasado.
Voy a contar la historia de Fredy. No sé si Fredy se escribe con una o con dos des. Hablé mucho rato con él. Usaré el recurso de la primera persona para intentar ponerlos en…