Una carta larga que llega

Buenas noches Sumito, espero que tu tan apretada agenda te permita leer estas anécdotas de una maracucha y todo lo que tuvo que pasar para asistir esa noche al evento.

Me alegra que Maracaibo finalmente te brindara la oportunidad de sacarte ESE CLAVO como bien lo acotas en tu blog del día 18 de septiembre.

Me considero una de las afortunadas de haber compartido y haberme deleitado con tus obras culinarias la noche de EXTRAVAGANTE, aparte que es un lugar que me encanta (aunque solo he ido un par de veces).

Te cuento que la historia comienza hace aproximadamente un mes cuando un domingo leía el periódico local y me encontré con la publicidad del evento, mi novio y yo pensamos, la oportunidad perfecta para invitar a mi suegro (fanático número uno del canal gourmet y tus recetas)...llamé enseguida y me dijeron que aun no iniciaban con el proceso de reservaciones, lógicamente era un domingo a las 10 a.m ....llamé al día siguiente y por la impresión que me dio fui la primera en apuntarme a esa selecta lista de asistentes (eso creí yo). Durante las ultimas dos semanas hasta el día viernes 16 decidí llamar para confirmar mi mesa y efectivamente me dijeron que tenia reservación para LA SEGUNDA TANDA...y que por favor llegara una hora antes, triste la noticia cuando me enteré que mi suegro debía viajar a Puerto la Cruz el mismo sábado 17...aun así decidí ir y sustituir a mi suegro por mi señora madre y no perdernos esta gran noche.

Aquí comienza lo bueno de la historia, después de tanta espera y luego de haberme hecho toda la semana una tremenda publicidad a mi misma en mi oficina, en nuestro negocio y con mis amistades, claro finalmente mi familia y YO íbamos a tener la oportunidad de compartir con Sumito. En fin luego de un día de pensar que me pondré, la cita en el salón de belleza, cerrar el negocio temprano, convocar a la familia para que todos estuviesen listos a la hora…unas cinco horas antes del evento recibo una llamada al celular : OH!.. Sorpresa era del restaurante Stravagante… pidiendo disculpas e indicándome que debía cancelar mi reservación para cuatro personas porque el señor Sumito solo podía elaborar esa noche 100 platos y debido a la capacidad del lugar…imagínate como me puse, por un momento pensé: “finalmente mi suegro no está, era a él a quien queríamos llevar originalmente, pero después de toda la logística que había planeado para esa noche y todo el alarde que hice…de ninguna manera iba a permitir que a ultimo momento (y luego de confirmar tantas veces mi reservación) me resignaría a quedar por fuera. A esta altura no recuerdo bien lo que le respondí al señor Mario (del local stravagante) solo recuerdo que le dije…UD. verá señor: a esta hora yo no voy a permitir algo semejante, no sé como se las arreglaran pero esta noche yo voy a estar una hora antes tal como había acordado, le inventé que la gente que me acompañaría venia de otra ciudad, que cancelé compromisos por ir esa noche, que le dijera al señor Sumito que le agregara mas agua a la sopa, pero que de ninguna manera Yo iba a quedarme por fuera, que llamara a otro de la lista, pero que no contara conmigo..etc. etc. etc. A los veinte minutos recibí otra llamada del mismo señor Mario indicándome que tenia mi reservación segura y que me esperaban a la hora…claro fue muy conciso en explicarme que me tocaba la SEGUNDA TANDA…ya esto para mi no era una simple reservación para salir a comer, esto ya, se había convertido en todo UN RETO.

Llegada la hora nos parkeamos en la avenida frente al lugar, desde el inicio el vigilante del sitio nos preguntaba “¿Los señores tienen reservaciones?”…en fin, una vez en la puerta de stravagante, su educada anfitriona (la señorita vestida de blanco), nos decia: ¿a nombre de quien está la reservación?...y así sucesivamente. Como yo estaba bien clara de que llegando no una, si no, una hora y media antes (por si las moscas, como dicen aquí) tendría que aguardar un buen rato antes de poder tomar procesión de mi mesa…todo el mundo en ese largo rato desfilo ante mis narices, los hermanos Anacleiro: Mássimo y Pino, dueños del local (excelentes anfitriones y tan educados como siempre) pasaban a nuestros lado cada 10 minutos y nos decían tengan un poquito de paciencia o nos preguntaban les apetece alguna bebida, etc. Allí vimos de todo: gente que habia salido de una boda, vestida como de Boda y sentada en sus respectivos lugares...es decir huyeron de la boda para probar tu comida, cinco personas que intentaron convencer a Mássimo diciendo que adentro los estaban esperando…subieron la escalera sin que nadie los viera, y a los dos minutos estaban saliendo del local, por Dios querer filtrase en un lugar así, vimos a los fotógrafos, periodistas, a una familia respetable y conocida en Maracaibo, que llegaron solo a tomar unas copas de vino y al ver el movimiento de esa noche no resistieron la tentación de rogarle a Pino que les ubicara una mesa donde fuera posible (finalmente los señores fueron ubicados menos mal, tuvieron muchísima paciencia y no intentaron colarse), vimos a una anfitriona que en voz baja nos decía : “ estoy loca que esto acabe para irme a devorar mis galletas de almendras con fresas” , escuchamos un excelente trío de violines, vimos a un Sumito ir y venir mas de veinte veces, cocina abajo y escaleras arriba, la gente del lugar no conseguía como entretenernos nos llevaron el muy bien elaborado menú (papel pergamino y un bello diseño) , mi suegra insistió en que me trajera uno de recuerdo...Es decir en castellano puro me robé un menú, pero no fui la única. Luego de unas cuantas bebidas, finalmente el gran momento: la anfitriona se acercó y nos decía ya tenemos su mesa disponible (lógicamente la gente de la primera tanda estaba clavada en sus asientos y no había forma de que se levantaran)…nos llevan los tragos a la mesa y el dueño del local nos dice: Ahora ya nadie podrá levantarlos de aquí…las mejores palabras de la noche.
Como habíamos visto pasar casi todo los platos y además tuvimos tiempo de sobra para estudiar el menú, decidimos que cada quien seleccionaría un tipo de comida, pero primero probamos el exquisito CEVICHE DE ROBALO SOBRE PURE DE BATATAS (necesito con urgencia esta receta, quisiera recrearle la escena a mi suegro), luego mi mamá eligió el plato que mi suegro seguramente hubiera preferido EL SALMON EN SALSA DE CHAMPAÑA Y VAINILLA, mi suegra se fue con EL LOMITO CON CAPA DE ESPECIAS, mi novio…raro en él, pidió EL POLLO PICANTE CON MEREY SALTEADO y yo me enamoré del CAPELLETI DE CACAO CON FONDUE DE PARMESANO (el fondue otra receta que me urge) realmente al momento de presentarnos todos los platos en la mesa nos quedamos impresionados…llegó un momento en el que todos queriamos probar el plato de al lado, yo lo logré; el salmon era de locura, el arroz con cardamomo sin palabras, el lomito fabuloso, pero el plato que se llevó todos los honores de la mesa fue mi CAPELLETI DE CACAO sin duda. En medio de todo esto hubo momentos gratos en compañía Sumito, es increíble que nunca perdieras el ánimo, a pesar del cansancio y de más de un centenar de fotografías que te habían tomado esa noche, las mujeres se peleaban por una foto, en grupo, solas, en la mesa, sentados, parados, etc., que paciencia. Claro nosotros no íbamos a ser la excepción (te anexo las mias y recuerda ver el jueves 22 el web site www.maracaibo.dnoche.com, era el joven que tomó más de cien fotos con su digital)…el momento menos esperado era el postre, porque sabíamos que ya todo estaba llegando a su final, así con todo y eso degustamos ambos postres y todavía no sé decir cual estaba mas delicioso. Al igual que en la sala de espera la gente del local y Sumito llegaban a nuestra mesa cada 10 minutos, la noche culminó felizmente con dos autógrafos (uno de mi mamá y otro para mi suegro ausente, se creyó lo de COLEGA realmente) una brevísima conversación con Sumito en la puerta de salida (hablamos del web site y de KAKAO en Caracas), unas fotografías, nos obsequiaron una revista gastronómica, y abandonamos el lugar con el mejor sabor de boca de nuestras vidas. En lo que va de semana no he parado de hablar de esa cena y en conclusión me parece que…. Valió la pena SACARME EL CLAVO yo también.

Saludos y Gracias por haber venido a mi Ciudad

Andreina
Maracaibo, 20 de septiembre de 2005

Comentarios

stelle ha dicho que…
como si lo hubiese visto...
RomRod ha dicho que…
buenísima la historia...

Entradas populares de este blog

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU

Mi conferencia en Rimini (Agosto 2017)