¡EN BARQUISIMETO ES LA FIESTA!

Pulse sobre la imagen para ver los detalles

Desde que los pueblos entendieron que para lograr el codiciado grial de una marca-país es necesario identificar primero haberes intangibles como son los recursos naturales, su turismo y sus tradiciones, ya pocos dudan no sólo del valor estratégico de catalogar las tradiciones gastronómicas representadas en estaciones, recetarios, técnicas, regiones, productos y productores; sino de la importancia de enseñar la cocina como un eje transversal que permita por un lado unir ciencia y cultura, y por el otro explicar a los pueblos su geografía, su historia e inclusive su política. Parafraseando al admirado historiador José Rafael Lovera: “Ha llegado el tiempo de los cocineros ilustrados”.

Dicen los taurómacos que la faena final comienza cuando el torero nota que el toro a dejado de ver la capa y lo ha descubierto. Es el momento en el que cambia el foco de sus preocupaciones. Usando libremente el ejemplo, podemos decir entonces, que los cocineros han comenzado a dejar de ver al fuego y con ello las preguntas han comenzado a brotar. Preguntas como: ¿Qué es la cocina venezolana? ¿De dónde viene? ¿Cómo ha evolucionado y hacia donde va nuestro régimen alimentario? ¿Cuáles son nuestra influencias? ¿Ante que debemos estar alertas a la hora de preservar el acervo?, han dejado de ser ejercicios retóricos exclusivos de las ciencias sociales, y han pasado a ser parte de las angustias que no dejan dormir a los que hasta ahora se habían limitado a mostrar en sartenes y pucheros su sapiencia.

Ellos, los cocineros, se unen en noches de tertulia. En una de ellas surgió el grupo Venezuela Gastronómica (http://venezuelagastronomicaac.blogspot.com), el mismo que luego de una exitosa jornada bautismal en noviembre pasado que titularon “Caracas: Capítulo 1”, se ha propuesto recorrer el país para que productores, cocineros e investigadores tengan lugares de encuentro. Decidieron celebrar su segundo capítulo en Barquisimeto la próxima semana, específicamente el 14 de Mayo. Se trata de una asociación civil en donde coinciden buena parte de los chefs más relevantes del país –y personas afines al mundo gastronómico- con un solo norte: promover, difundir y celebrar el patrimonio gastronómico nacional.

La cita será en el Teatro Juares. Allí se celebrará una jornada de ponencias, en la que coincidirán los artífices e investigadores de la región con los integrantes de “Venezuela Gastronómica”, para generar una reflexión que permita aunar esfuerzos que contribuyan a consolidar y robustecer una concepción de cocina venezolana rentable y competitiva. Los cocineros venezolanos son co-responsables de su entorno y de su país y así lo entienden.

Será una jornada en la que a través de diez conferencias, catas, muestra de productos y foros, sonará la diana de un carrera fundamental hacia la descentralización del discurso gastronómico venezolano. Para muchos cocineros la cocina regional es un concepto nuevo y mientras no comencemos a reconocernos en la diversidad que nos compone, en nuestro ADN primigenio de olores, técnicas y sabores; será difícil sentar las bases de una cocina venezolana que supere fronteras. Para lograrlo es necesario que nuestras generaciones se enteren de lo que se produce en el país, conozcan a las caras detrás de esos ingredientes, y se reconozcan en sus técnicas.

Ese día se hablará del logro patrimonial detrás del cocuy venezolano o de la excelencia de los chocolates y vinos de la región. En tarima estarán maestros roneros hablando de una denominación de origen mantenida con disciplina, hablarán de su cultura tocuyanos y caroreños y nos mostrarán sus manos sabias productores de quesos, amasadores de pan y manos femeninas que sólo saben hablar desde el humear de fogones ancestrales. Desde esa misma tarima acostumbrada a cantos, declamarán investigadores, historiadores y académico sus cantos de sueños de país.

En Barquisimeto nos espera un grupo que cocina con cariño al país y entiende que existe una cocina popular que posee técnicas y estética propias y que sólo conociendo esas raíces es que tiene sentido intervenir. Ese es el cordón umbilical que nos conecta con nuestras raíces, con lo que somos.

Desde mañana lunes 10 de mayo, podrán comprarse la entradas en la taquilla del teatro Juares de Barquisimeto o en el Restaurante Círculo (0251-9352455); la entrada tendrá un valor de 100 Bs. F. y habrá un descuento de 50 % para los estudiantes de cocina. Allí los esperará en pleno “Venezuela Gastronómica” en esta fiesta de productores, manos populares, acervo, cocineros y académicos ¡La fiesta de una marca llamada Venezuela!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU

Mi conferencia en Rimini (Agosto 2017)