#246 ESTADÍSTICAS Y WEBS DE LA OBESIDAD


La posibilidad de solucionar el complejo tema de la obesidad en cualquier país, pasa primero por un manejo objetivo de las estadísticas de lo que quizás es el problema de salud pública más feroz y dañino que está atacando a la humanidad. Lamentablemente esas estadísticas son espantosas y según la Organización Mundial de la Salud para 2008 un cuarto de la población adulta del mundo tenía sobrepeso y 65% de la población mundial ya vivía en países donde el sobrepeso y la obesidad cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal (estar por debajo del peso saludable); como puede leerse en su página http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/index.html

Viajando hacia lo particular, establecer conclusiones en nuestro país sobre el tema no es tarea fácil ya que no es posible corroborar las estadísticas del Instituto Nacional de Nutrición (www.inn.gob.ve) debido a que el módulo de estadísticas de su página oficial está inactivo (al menos al momento de redactar esta columna), por lo que debemos basarnos en datos del Sistema de Vigilancia Alimentario y Nutricional (SISVAN) que para el año 2007 (última estadística seria que conseguí) cifraba en 13,2 % la población de niños y niñas con sobrepeso; número que, especulo, me resulta bajo a la luz de un reciente trabajo del Colegio de Nutricionista y Dietistas de Venezuela (www.colegiodenutricionistas.com), que estableció la prevalencia de sobrepeso en los niños en edad escolar en América entre 25% y 30%; y del resonante bullicio surgido de un informe de la consultora Euromonitor (www.euromonitor.com) que situaba a nuestro país en el poco deseable club de los diez países con mayor cantidad de obesos en el mundo.

Independientemente de la guerra de estadísticas, en dos puntos están de acuerdo especialistas y organismos: Se trata de un problema de salud pública y hay que atacarlo desde la infancia. Como bien dice, citamos, el Dr. Salomón Jakubowicz: “Muchas vidas se salvarían si la epidemia de obesidad infantil se atendiera de la misma forma que fue atacado el tabaquismo hace unos años”

Indudablemente las razones para que hayamos tenido un aumento de 100% en el número de obesos (nuevamente según la OMS) son múltiples: Cambio de la dieta tradicional por comida chatarra que lleva como consecuencia un aporte calórico mayor en detrimento del nutricional, nuevas generaciones que no aprenden a cocinar con sus padres, sedentarismo, laxitud en las leyes y un largo etcétera. Pero quejarse no sirve de nada, y existen mecanismos inmediatos que pueden resultar muy poderosos. Uno de ellos es a través de campañas y para ello la capacidad de inversión en responsabilidad social del empresariado puede ser un aliado fabuloso, como podemos ver, por ejemplo, en la página de la televisora española AntenaTV: http://www.antena3.com/elestiron

Otra forma es evitando literalmente “aplaudir la gracia”. Nos estamos convirtiendo en una sociedad que considera risibles los excesos. Tomemos por ejemplo, el caso del Zulia por ser el líder en obesidad infantil de nuestro país. Hemos aplaudido tanto la actitud de consumo excesivo en gramaje de muchos de sus moradores, que prácticamente se considera una característica más que se le adosa al estado junto al petróleo, su buena cocina, el puente sobre el lago, las gaitas o su forma de hablar con vos. Comer en exceso no es una gracia y las consecuencias de creer que ello es una característica cultural, termina por ser un perverso entrenamiento a los niños que en muchos casos aprenden a comer incorrectamente, buscando un sentido de pertenencia. Por el contrario, no es difícil vislumbrar un mundo mas sano si desde los inicios los padres asumimos la tarea de enseñar a comer correctamente a nuestros hijos.

Solemos achacar la culpa de la obesidad a los consumidores. Comensales a quienes vemos como entes que consumen calorías en exceso, bien sea por razones culturales o por desordenes psicológicos, sin detenerse a pensar en su propia salud. No es así. Se trata claramente de una responsabilidad compartida, y mucha de ella la tenemos restauradores, gobiernos, institutos de nutrición, industriales y publicistas. No toda estadística en aumento es progreso, y en el caso de esta enfermedad de las últimas décadas, o corremos o se nos encarama y nos aplasta.

En el caso de la pandemia de obesidad, por suerte, sonaron las alarmas a tiempo y hay mucha gente trabajando; pero una sola verdad: La solución solo es posible si actuamos a tiempo… ¿Lo estamos?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Nos cuidamos de la inseguridad, cada día compramos mejores cerraduras pero qué tanto nos cuidamos de nosotros mismos? Hay q fomentar la consciencia al elegir los alimentos y al ingerirlos. Ese dicho q reza "somos lo que comemos" es totalmente cierto.
salojak ha dicho que…
Es grave que los gobiernos ignoren al virus de la OB3S1DAD y se vuelvan locos contra el virus de la gripe A1H1.
Gracias por tremendo artículo.
Dr Salomon
http://twitter.com/#!/DrNiUnaDietaMas

Entradas populares de este blog

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU

LICORES VENEZOLANOS