Cosas que quiero decirle a otros

Vengo bamboleándome entre emociones y ese es para mi quizás el mejor de mis agotamientos. El Miércoles en la noche fue el penúltimo examen final de los muchachos de nivel intermedio y como no resultó muy bueno la discusión se prolongó hasta la medianoche. La idea es que aprendan a tener piel dura y no se imaginan lo duro que es para mi verlos deprimidos ... las expectativas siempre son traicioneras. Lo más grande que tienen los muchachos es que ayer hicieron un examen final magistral y eso implica dos virtudes envidiables: saber reponerse y decidir "si no te gustó, entonces espera a la próxima que allí serás seducido".

El Jueves fue el día final de los alumnos de Nivel III, es decir los que se gradúan. Entraron a esta Escuela el 10 de Enero y un año después nos vemos queriéndonos decir que nos amamos, pero esas cosas no se hacen entre profesor y alumno. El próximo Sábado haré un lechón para ellos y entre y vino y vino y entre y mirada y mirada espero poder decirles que espero ser convidado en sus restaurantes y en sus sueños.

El Jueves le di clases a los del primer nivel (tanto de la mañana como de la tarde) y tuvieron la valentía de decirme que me esperan con más frecuencia de la que puedo darles, en el fondo quiero decirles lo que le digo siempre a mis hijos: "Nos vemos muy poco, pero asegurémonos que esos pocos sean intensos y felices".

El Jueves en la noche María Fernanda Di Giacobbe cocinó para el proyecto de cocina itinerante. Se colocó una gran carpa en medio de ese espacio fabuloso que es el Jardín Botánico y sentaron a 140 personas. María tenía un gran lechón (diría un cochino adolescente) relleno de un pavo y este relleno de una gallina y esta rellena de un conejo y este a su vez de un pollo. Ella quería que todos se sintieran en su casa, así que los que fuimos a ayudarla nos vestimos de "civil" y con bandejas servíamos a cada comensal lechugas, tubérculos, trozos de carne, etc ... fui mesonero por primera vez en mi vida. Fue muy emocionante y María fue generando una atmósfera llena de los preceptos básicos de la mesa: desparpajo. Lo único extraño es que con la emoción me rebané un dedo más o menos mal, pero me acosté esa noche amando más a mi socia y eso creía que no se podía.

Ayer en la mañana tuvimos muy temprano una reunión de todos los profesores (somos 11) de los niveles 1 y 2 para analizar el trimestre, pero como esta escuela es tan pequeña lo hicimos analizando alumno por alumno y fue muy bonito poder entenderlos a través de ese periscopio.

En la noche fue el examen final que ya comenté y al terminarlo (10 pm.) me fui a arrancar la comida de una boda en donde ya me esperaba un grupo que se había ido en avanzada. Para ésta inventé colocar mesones con muchos tipos de fideos, muchos tipos de carnes marinadas, de vegetales, de salsas. La gente escogía la combinación que le gustaba y mis muchachos la salteaban en woks. ¡Parecía un ballet! porque cada cierto tiempo relevaba a los "wokeros" por muchachos descansados y además cada cinco platos se cambiaba el wok por uno limpio y ya caliente. La gente comió sin parar por casi tres horas y todos estaban felices porque cada quien había inventado su plato. Admiro mucho a los muchachos y a la Liselotte que los dirige, tres horas trabajando sin parar para respirar y siempre sonriendo.

Mañana descansaré, mañana mi tío Claudio Nazoa me invitó a su casa de campo y allí comeremos muchos (hasta mi Papá está en Caracas) y muchos nos diremos que hemos sido una familia feliz.

Comentarios

Alfredo Octavio ha dicho que…
Deberias proponerle a Venevision un reality show... Creo que seria un exito completo. Tendrias que sacrificar toda semblanza de vida privada, pero ese es el costo de la fama...

Entradas populares de este blog

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU

Mi conferencia en Rimini (Agosto 2017)