318 QUIZÁS BASTE CON NO HACER

"Siempre el tiempo es correcto para hacer lo correcto" Dr. Martin Luther King

___

Son pocos, demasiado pocos, los que deciden dedicar su vida a trabajar por paliar los pesares de otros; y muchos menos los que tienen éxito. Son muchos, demasiados muchos, los que creen haber sido ungidos para paliar pesares, y en el camino dejan una estela de buenas intenciones que hicieron más daño; y lamentablemente muchos los que tienen éxito. Pero la gran mayoría, nosotros, los de a pié, no tenemos el poder (de convocatoria, de chequera, de carisma, de malicia… no importa: el poder) para lograr cambios trascendentales que hagan avanzar a la humanidad de manera más justa. Lograrlo no solo implica tener buenas intenciones, buenos sentimientos, angustia por los que sufren. Lograrlo significa saber lograrlo. Por eso, muchas veces, dejar de hacer resulta lo correcto.

Pocas veces tenemos la oportunidad de hacer lo correcto, aunque con ello entremos en contradicción con ese incansable como fue Luther King, pero siempre tenemos la posibilidad de no hacer lo incorrecto. De eso se trata: de no querer hacer daño. Y la vida se convierte en una búsqueda incansable y feliz de no hacer. No hacer lo incorrecto.

___

“¿Por qué descansar si está la vida eterna para descansar?” Madre Teresa de Calcuta.

II

“Al igual que la esclavitud y el apartheid, la pobreza no es un hecho natural. Es causada por el hombre y solo puede ser superada y eliminada por las acciones de la misma humanidad”. Nelson Mandela.

___

En un mundo con 1200 millones de personas en pobreza extrema según la FAO (17% de la población mundial) y 946 milmillonarios según Forbes (0,00001 % de la población mundial), pareciera que es poco lo que un cocinero puede hacer. Tal vez no esté en nuestra naturaleza salir a alimentar al hambriento, pero siempre nos queda una posibilidad enorme: No hacer. No ser nosotros los causantes de más pobreza. Cada vez que ayudamos a incrementar el consumo promedio de carne de res no haciendo vegetales y cada vez que botamos parte de ese 32% de comida que se calcula están botando los restaurantes, colaboramos de forma protagónica en la escalada mundial inflacionaria de precios de vegetales, granos y cereales, que es la dieta de la gran mayoría de los humanos. Es lapidario, cada vez que aumentan los precios de los alimentos, personas que estaban en equilibrio crítico pasan a engrosar las filas de la pobreza extrema. Pobreza extrema es el eufemismo que nos buscamos para no recordar que se trata de gente que todos los días se acuesta con sensación de hambre.

En un mundo en donde la obesidad es una epidemia galopante; nuevamente pareciera poco lo que un cocinero puede hacer. Nuevamente no hacer es la solución. No ser nosotros los que volvemos obesa a la gente. No hacer comida que sabemos de antemano que no es sana. Si vamos a hacer, hagamos lo que ayuda. Lo que sana.

En un mundo en donde apenas el 3,5% del agua es dulce, es mucho lo que podemos hacer con no hacer. No dejando abierto el chorro del agua ni botando aceite quemado en el lavaplatos, en una industria (la de restaurantes) en donde la pérdida de agua y vertido de aceite por cañerías que llegan a ríos es una pandemia.

En un mundo que hemos convertido en vertedero gigantesco de basura, basta solo con ver a los lados para entender que no está en nuestras manos lograr recoger y limpiar ¡Ni siquiera podríamos plantearlo! Y tal vez la dinámica burocrática ahuyenta las ganas de reciclar. Pero es mucho lo que podemos no hacer. Con que los cocineros decidieran no ensuciar y clasificar, bastaría.

Ejemplos son miles, pero el punto importante es que: en un mundo con hambre, obesidad, de recursos mermados y tremendamente contaminado; es válido que no queramos salir a la calle a reparar, pero tenemos en nuestras manos la opción real de no ser nosotros quienes hagamos mas pobres, mas obesos, mas lechos secos, mas planeta sucio. Con no hacer, ya habremos hecho mucho.

___

“Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible”. Mahatma Gandhi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y TÚ POR QUÉ NO TE VAS CHICO?

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

LICORES VENEZOLANOS