LA RECONSTRUCCIÓN COMIENZA DESDE LOS CIMIENTOS

Es difícil hablar de una prensa totalmente independiente, que siga de manera aséptica los preceptos de las escuelas de comunicación, ya que obviamente los hechos que roban el protagonismo de los titulares nunca estarán exentos del inevitable barniz conferido por la influencia de los patrocinantes, la ideología de los lectores y los intereses de la línea editorial del medio comunicacional; pero en todo caso (independientemente del giro de la redacción), aceptamos que toda noticia que se repite en los medios de comunicación durante un período específico suele ser el reflejo que radiografía aquello que llamamos lo noticioso y sobre todo es una muestra importante de los avatares que no dejan dormir a un grupo social.

A veces, lo que roba titulares en un país puede resultarle casi ridículo a otro. Buen ejemplo de ello es el caso de la semana pasada en donde tanto la BBC como CNN tuvieron por dos días como titular principal el caso de las infidelidades del golfista norteamericano Tiger Woods (¡por encima del golpe en Niger o la reunión del Dalai Lama con Obama!), como muestra de lo que perfectamente un latino llamaría pacatería anglosajona. En otros casos el titular nos resulta extremadamente exótico por lejanía, como por ejemplo la noticia de 300 estudiantes detenidos en Hyderabad (que salió ese mismo día en el Times of India como titular principal) o ajeno porque se trata de un hecho que afecta a un círculo pequeño y por lo tanto no amerita centimetraje, como perfectamente podría ser la noticia de la quema del restaurante de algún cocinero venezolano… algo que a nadie importa, más allá de la familia y colegas del afectado.

II
En la madrugada del domingo 14 pasado sonaron las alarmas que despertaron por primera vez el reposo del cocinero vasco Andoni Luís Aduriz. Cuando se presentó a las puertas de su restaurante Mugaritz ya nada podía hacer: un corto circuito en la cocina se había encargado de ahumar y sepultar bajo ceniza años de trabajo del admirado oficiante de localidad guipuzcoana de Errenteria. Siendo querido y respetado como es, resultaba predecible esperar la solidaridad de sus colegas ("Tras el incendio de Mugaritz ha llegado un tsunami de solidaridad", le comentó el cocinero a un periodista) y posiblemente esperar también una pequeña esquela traspapelada entre las páginas de sucesos de algún diario local.

Pero para el día Martes 16 (recordemos que ya estaban cerradas las ediciones del lunes 15 para el momento del incendio) la noticia era prácticamente la principal de los principales diarios de España y para la tarde de ese mismo día ya había sido replicada en los portales web noticiosos de todos los diarios importantes del mundo. Basta con colocar incendio+mugaritz en Google para entender la impresionante repercusión de la noticia en el mundo occidental, tanto en prensa escrita como en redes sociales de Internet.

Andoni se merece con creces semejante prueba de afecto, más cuando quienes le conocemos personalmente sabemos que detrás de su estrellato, está un hombre que no ha parado de trabajar y que, como todos, paga puntualmente la renta del restaurante que regenta y mantiene con él a una familia; pero evidentemente resulta increíblemente llamativo que un hecho que en otros países se considera normalmente como un caso doméstico de innecesaria mención, en España sea noticia fundamental… eso habla demasiado bien de los moradores de la península ibérica.

Quienes estamos en el medio gastronómico solemos analizar los que hemos dado por llamar los fenómenos peruano y español. En el primer caso se especula que pronto habrá un ministerio de gastronomía presidido por un cocinero y en el segundo caso la influencia económica del hecho gastronómico es tan vasta que inclusive el ministro de turismo tuvo que intervenir cuando el año pasado dos cocineros decidieron dirimir sus diferencias ante el micrófono de los reporteros.

Muchos problemas fundamentales que aquejan a un colectivo deben estar resueltos para que se llegue al estadio en que un artista pase a ser titular principal de un periódico. Andoni ya ha hecho muchísimo por la profesión que tomó como camino de vida, lamentablemente desde su desgracia nos ha dado otra.

Por el momento no puede abrirse la hermosísima página web del cocinero (www.mugaritz.com) para leer el menú. Al abrirla se lee Berreraikuntza sustraiaetatik: “La reconstrucción comienza desde los cimientos” en el idioma natal del cocinero infatigable. Envidio su fortaleza, envidio a un país que cree en sus artistas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y TÚ POR QUÉ NO TE VAS CHICO?

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

LICORES VENEZOLANOS