El poder de una hallaca

El Miércoles que pasó nos reunimos en la escuela todos los empleados para recibir clases. Enrique explicó como hacer pan, Héctor hizo pavo y pernil y yo di la clase de hallacas. El resto fue sentarnos a comer y oficializar así nuestra navidad. Una mesa que fue un claro reflejo de esta Venezuela: Habían oficialistas convencidos, oficialistas que votaron en contra, ex-oficialistas, oposicionistas convencidos, abstencionistas ... no bromeo, de verdad estábamos todos y fue súper divertida la alharaca que armamos todos ... ¡prueba superior del poder balsámico de nuestra mesa!





Comentarios

Entradas populares de este blog

EN EL DÍA DE LOS ENAMORADOS ME TOCÓ LLORAR

Mi conferencia en Rimini (Agosto 2017)

¿BIEN COMÚN O ENEMIGO COMÚN?