INSPIRULINA

Creo en el placer. Creo en tener tiempo de ocio, en el placer de comer, decidir los tiempos del sexo por consenso y, sobre todo, creo en que debemos optar por una vejez plácida. Todos, aspectos fundamentales de la vida que pasaron de ser en la psique colectiva, privilegios de minorías a metas posibles.

El acceso al placer es el gran logro de la modernidad al haberse democratizado como nunca y escapar del constreñido circulo al que estaba anclado. El placer, aunque muchas veces cercenado, es hoy en día un derecho; pero la búsqueda del placer está basada en la mesura. La misma que establece la enorme distancia entre saborear y engullir. De allí que esté absolutamente encantado con el más reciente proyecto del periodista venezolano Eli Bravo. Me refiero al portal web www.inspirulina.com que, parafraseando a su creador, se trata de una página para hacer que reflexionemos desde la convivencia de las ideas, entendiendo que todo derecho implica responsabilidades y consecuencias. En pocas palabras, debemos entender que nuestras acciones generan impacto y que solo está en nosotros establecer el alcance real de las nuestras y la permeabilidad a las de otros.

Inspirulina es un proyecto tremendamente coherente con la filosofía de su creador, de allí seguramente parte de su atractivo. Nace desde las metamorfosis de lo que él llama su esencia. Una que lo lleva a una vida mas armónica y de mejor relación con el planeta. Y aunque el llame a Inspirulina un "medio", va mucho mas allá. Es planeta mirado desde la relación con el ambiente, mente desde aquello que nos nutre, cuerpo como representación física de lo que somos, y consciencia como vehículo para desarrollar equilibrio espiritual. Inspirulina son el fondo cuatro círculos concéntricos que van desde el planeta como lo mas amplio hasta nuestra esencia como lo mas pequeño y que una vez alineados nos legan lo máximo a lo que podemos aspirar: mejor vida.

Decidir juntar la información regada para compartirla es un acto indudablemente generoso que enfoca y nos conecta con cosas que seguramente son nuestras intenciones, nuestra búsqueda. Hacer una página web es una labor muy compleja porque el zapping en internet es mas feroz que en TV. Lograr que alguien se detenga a leer es difícil y tal como nos dijo el mismo Eli Bravo, la decisión de hacer la página no solo fue por razones comerciales o por el atractivo natural que tiene la web de convertirnos en editores que controlamos foco y línea editorial, sino porque fue un llamado que ha generado una comunidad que rompe la unidireccionalidad tradicional de las comunicaciones y la pone a compartir información mediante la interacción entre página y usuarios que suman voces, logrando un fenómeno comunicacional mediante el embriagante poder multiplicador de voces que miran en una misma dirección. En particular, dentro de la página recomiendo ampliamente la sección "metamorfisis" en la que, mediante entrevistas de 30 minutos, se busca inspirar desde experiencias de cambio y transformación vividas por sus protagonistas. Verlas es enfrentarse a una verdad a veces difusa: todos tenemos potenciales que necesitan ser empoderados.

Existe la impresión de que el ocio es una consecuencia del dinero, pero entender que es lo que queremos y como conectarnos con el entorno dependerá únicamente de nuestra chequera interna. Hace 20 años el concepto de buena vida era yate, habano y scotch; hoy yate puede ser peñero, habano un trocito de chocolate y scotch una cervecita. Disfrutar el presente, dice Eli, es un cambio de consciencia que se está dando de manera acelerada y exactamente eso es lo que sentimos que se refleja en la página. No se trata de flagelarse, de establecer sacrificios, sino de sintonizarse con búsquedas interiores. Es allí en donde una página como Inspirulina necesariamente genera calidad de vida con su carga de recomendaciones que se van sumando hasta arroparnos desde la armonía que consigamos nosotros mismos.

El exito de inspirulina, medido en visitas que por dos meses consecutivos se han duplicado a números de vértigo, tiene abrumados a propios y extraños, convirtiéndoles en testigos de excepción de una necesidad. De enfocarnos en los dos temas mas visitados por los internautas, como son aquellos ligados a dieta (no como acto de pérdida de peso, sino de buen comer) y aquellos ligados al desarrollo de un entorno mas espiritual, es plausible inferir que somos una sociedad con hambre. Hambre de una vida interna mas rica.

No es lo mismo rutina que ritual y la calma puede volverse un ritual que establezcamos desde la rutina. A inspirulina le deseo larga vida por una razón simple: Busco calidad de vida y a veces necesito que me leguen herramientas para lograrlo. www.inspirulina.com nos las muestra.

Comentarios

Flac_k ha dicho que…
Excelente recomendación la que nos has dado hoy. Herramientas prácticas para mejorar la vida. Saludos.
Yvelys Martucci ha dicho que…
Gracias muy buen comentario! Me llevo el enlace para mi blog. Gracias! Yvelys Martucci

Entradas populares de este blog

¿Y TÚ POR QUÉ NO TE VAS CHICO?

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

LICORES VENEZOLANOS