312 LEYES PARA CONSTRUIR UNA MARCA-PAÍS (IV)

Con este, culmina un largo artículo en cuatro partes que inicialmente llamé “Burocracia Vs. Marca-País”, pero que he decidido re-bautizar para no entender el hecho burocrático como un escollo nacido de influencia excesiva de funcionarios o papeleo, sino mas bien como un conjunto de leyes aliadas. Las tres primera partes pueden ser leídas en http://bit.ly/Vn01bC

Quiere la providencia que hoy, que esta columna cumple exactamente seis años (este es el artículo número 312), me toque esbozar lo que es mi sueño mayor como cocinero: Un sistema de escuelas públicas de cocina para formar emprendedores que tengan a Venezuela en las venas.

Ya no quedan dudas de que el camino para la construcción de una marca-país, que permita apuntalar nuestra idiosincrasia y nuestros valores en un plano global, depende enormemente de la documentación y promoción de valores culturales. En ese conjunto de intangibilidades (o patrimonio inmaterial, como también se le conoce), la cocina cada vez juega un rol mas protagónico; pero así como para lograr grandes músicos en los mejores auditorios del mundo se necesitan miles de niños lidiando con pentagramas cada día; igualmente para lograr ser reconocidos a nivel mundial en gastronomía es necesario que cada vez mas jóvenes deseen escoger a la cocina como oficio. En pocas palabras solo se  gana el mundial de futbol si hay mucho muchacho dándole pata al balón. El problema es que tenemos, para seguir con el símil, mucho muchacho con ganas pero muy pocas canchas de futbol.

Estudiar cocina en una escuela profesional es oneroso. De hecho las de Venezuela son las menos costosas de Suramérica (rondando 40.000 BsF por curso completo), en comparación a los 15.000 Us$ promedio en el resto del continente. En el caso de Europa o de USA, los números promedian los 50.000 Us$ por bienio.

La razón de esos precios radica en una estructura de costos tremenda asociada a la compra de alimentos. Por ejemplo en mi escuela que solo tiene tres niveles de 24 alumnos y en donde se cocina todos los días, el día que se le explica a uno de esos grupos de 24 como trabajar con pollo, deben comprarse 26 pollos (1 por alumno y dos para los profesores), y estamos hablando de un solo grupo de clase.  Todas las escuelas de cocina de Venezuela son empresas familiares no diseñadas como negocio de inversión sino como forma de vida, de allí que su estructura de costo y tamaño imposibilita un sistema de becas. Debido a que en promedio un mes de una buena escuela de cocina cuesta 2500 BsF, el resultado es que las personas de recursos limitados no están accediendo a la posibilidad de formarse. Es así en Venezuela, y es así en casi todo el mundo.

En todos los países existen escuelas de oficios (incluyendo cocina) asociadas a un sistema de educación pública, pero siempre han resultado ser escuelas para formar obreros que llenen las necesidades de la industria. De allí jamás salen emprendedores. Se forman mecánicos hábiles, pero sin las herramientas mercantiles para crear sus propios talleres. Se forman carpinteros pero no carpinterías. Se forman cocineros capaces de sostener la cocina de un hotel, pero no cocineros que quieran (o puedan) montar un pequeño restaurante.

No estoy diciendo que dejemos de formar en el mundo a obreros. Solo digo que todo oficiante emprendedor fue obrero primero, pero que es un error formar obreros para que los sean el resto de su vida. La solución intermedia la ha logrado Europa al becar a todo el que no puede pagar para que estudie en las grandes escuelas privadas. Suelen ser becas-trabajo financiadas parcialmente por la misma industria hotelera y por el gobierno, y los aspirantes deben pasar rigurosos exámenes de selección. Existen escuelas increíbles con hasta 90% de estudiantes en estas condiciones.

Otro ejemplo tremendo es Perú en donde se logró una escuela de primera clase (Instituto de Cocina Pachacutec) manejada por un directorio y con una nómina de profesores excepcional. En Pachacutec el gas lo pone la compañía de gas, los alimentos grandes cadenas de supermercados, los equipos la Comunidad Europea y fue construida por la cámara de constructores. Todos los que estudian allí lo hacen con la misma calidad de la mejor escuela de Europa. Todos son becados. No estudia nadie que pueda pagar otra escuela. Todos quieren construir al Perú.

En nuestro país tenemos un gran ejemplo. Aquí se logró una verdadera revolución cultural con el Sistema Nacional de Orquestas, de tal manera que surge la pregunta ¿Y si los empresarios nos unimos al estado, y desde los fogones ponemos a cocinar venezolano a miles de futuros microempresarios? No es un sueño descabellado. Es un sueño para llenar al mundo de restaurantes y productos venezolanos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU

Mi conferencia en Rimini (Agosto 2017)