Una sorpresa llamada Quito

Tenemos muchísimo trabajo porque hay que cocinar para unas 130 personas, pero les dejo fotos de un día asombroso ayer en los dos mercados. Luego con más calma le coloco títulos a las fotos, en especial a los fabulosos platos que "desayunamos" ayer a eso de las 8 de la mañana. Quito ha resultado mi sorpresa del año: una ciudad espectacular, con una gastronomía que envuelve, súper ordenada y limpia, con un buen sistema de transporte y con un centro colonial como pocos he visto no sólo popr su belleza histórica, sino por lo logrado en seis años en los que pasó de ser una zona deteriorada y violenta, a ser un ejemplo mundial de lo que puede hacerse cuando una Alcaldía decide hacer política ciudadana y no proselitismo nacional.

Puestos para comer en el mercado de Santa Clara

Mercado de Santa Clara

Batido de alfalfa, huevo y naranjilla (lulo) en el mercado de Iñaquito

Comiéndome un Hornado de cerdo en Iñaquito

Barquillas de clara de huevo batida con azúcar

Abombadas y crujientes empanas de viento rellenas de queso

9 am. Mercado de Iñaquito

Miguel Bravo "desayunando" Yahurlocro (Sopa de papa con morcilla) y Encebollado (Sopa de pescado)

El paraíso del cerdo. Esta es la sección en donde se sirve el famoso Hornado

El día de muertos se toma caliente la colada morada

Nuestro anfitrión Felipe Ribadeneira de la UDLA posa con las hierbas aromáticas que se le agregan a la colada morada

Las fabulosas ristras de cangrejos vivos

El mundo infinito de ajíes frescos del Ecuador

El mundo infinito de plátanos del Ecuador

La cocina de la UDLA en dónde hemos estado haciendo la mise en place para trasladarla luego a los restaurantes Chef Jerome y Alkimia en donde serviré las cenas

¡No hemos parado de picar!

El mundo infinito de papas del Ecuador

Cacao: exhibido con un enorme orgullo por todo el mundo

Ishpingo: la "canela" que descubrieon los conquitadores en nustro Amazonas

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y TÚ POR QUÉ NO TE VAS CHICO?

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU