EN LA MALETA

Muchos son los factores que confluyen para que una receta pase a tener características que la vuelvan de manera inequívoca parte del cúmulo cultural gastronómico de un país. Instrumentos propios como el pilón venezolano o el budare, técnicas inusuales como las presentes en las confituras de frutas de los Andes venezolanos, perfumes inmanentes como en el caso de nuestra base: ajo-cebolla-ají dulce-cilantro, y finalmente ingredientes que posean características excepcionales bien sea por inéditos o bien sea porque se dan perfectos en estas tierras, hacen que una receta sea venezolana y punto. Detengámonos un instante en este último factor, es decir los ingredientes.

Cuando hablamos de ingredientes, generalmente, pensamos en cuatro tipos: aquellos que brotan con cada estación, los que le debemos a las características de nuestro entorno, los que por técnicas de crianza hemos impuesto y las sub-recetas. Los tres primeros se refieren a casos como el de la pomarrosa que nace en Mayo, el ají dulce margariteño o el cabrito de Falcón. Son aquellos ingredientes que no podemos meter en la maleta porque al provenir de la misma tierra y ser orgánicos, poseen prohibición de entrada a otros países salvo que pasen por permisos y rigurosas inspecciones sanitarias. Pero es el cuarto renglón, es decir las sub-recetas, en el que curiosamente se sustenta un patrimonio indistinto.


Los ingredientes-receta (o sub-recetas en argot técnico) son preparaciones hechas por manos populares, que se usan como parte de otra receta. Con ellos nos referimos a ingredientes como papelón, casabe, conservitas de coco, chigüire seco, chicharrón, chocolate en bruto de chuao, trucha ahumada, cocuy, vino de mora o picante larense de bicuy; por nombrar apenas la primera decena de cientos de recetas que se hacen en nuestro país y que de manera individual pasan a ser ingredientes de otras recetas. El valor tremendo que tienen esas recetas radica en el hecho de que no hay proceso industrial o sapiencia de Chef que pueda remedarlas. Si queremos hacer un plato de autor basado en nuestra arepa rellena de chigüire o un muy molecular aire con aroma a chicharrón, necesariamente tendremos que visitar primero un mercado para comprar esos dos ingredientes: Chigüire y chicharrón. Ingredientes magistralmente elaborados por alguien con nombre, apellido e hijos. Es exactamente la misma razón por la que posiblemente usted compra mostaza de Dijon cuando quiere cocinar francés, salmón ahumado de Noruega si anda apasionado con el vodka o curry Tailandés si sus pasiones andas por esas latitudes.

Basta que financiemos a quienes hacen esas recetas-ingredientes, que los entrenemos en técnicas de conservación y que definamos una presentación llena de código de barras que resulte inmune al ojo avizor del funcionario de sanidad de las aduanas … ¡y en nuestra maleta irá cocina venezolana de exportación!.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EN EL DÍA DE LOS ENAMORADOS ME TOCÓ LLORAR

Una sorpresa sobre la Sarrapia

Proyecto Raíces Lab (Chile)