PRIMER ANIVERSARIO DEL LANGAR



La semana que viene comienza la semana aniversario del Langar y Sylvia y yo no podremos estar… y estamos felices.

Nos vinimos por un tiempo a Chile.

Sylvia y yo, como cualquier pareja que esté ligada a la cocina, soñábamos con tener nuestro propio restaurante y con El Langar lo logramos. El restaurante pasó a ser parte de un espacio que llamamos Valle de Dumel en donde también funcionan nuestra escuela de cocina y nuestra fundación. Valle porque cada letra de Valle es la letra de inicio del signo zodiacal de mis hijos, Sylvia y yo. Dumel porque Dumel significa encuentro de dos y también horizonte en el idioma de mi madre.

Estamos profundamente orgullosos de lo logrado este año. El restaurante se ha posicionado bastante bien en corto tiempo, en general las críticas son bastante buenas, financieramente ha estado sano y hemos logrado generar un concepto tanto de servicio como de comida muy coherente.

¿Por qué no estaremos y por qué estamos felices?

No estaremos porque el recientemente creado Centro de Innovación Gastronómica del INACAP de Chile, institución universitaria que tiene 26 sedes con un total de 120.000 alumnos, me incluyó en su Consejo Consultivo para que por unos meses participe en la consolidación de sus planes futuros. Profesionalmente es un reto espectacular que de alguna manera implica un espaldarazo al trabajo que venimos haciendo en Venezuela. La labor que venimos desarrollando pueden seguirla a través de la cuenta de Instagram @_ciginacap.

Fue muy difícil tomar la decisión porque no son tiempos para dejar la casa sola… ¡Pero la casa no estaba sola!

En Valle de Dumel somos una familia que cree profundamente en el bien común y tenemos una filosofía muy clara. Al frente de la administración está Melitza Bauza, al frente de la escuela está Krusbery Valerio, al frente de la fundación está Inés Ruíz, al frente de la sala del restaurante está Marcela Jokin y al frente de la cocina está Álvaro Guzmán. Ellos, así como casi todos en este equipo de 25 que somos, están con el proyecto desde el día 1 y allí seguimos todos juntos: al pie del cañón.

Ha sido fascinante. Hablamos varias veces al día, hacemos Skype, yo los veo desde la distancia a través de las cámaras, tenemos un grupo whatsapp… ¡Es irónico, pero trabajamos en planificar cosas juntos más que antes!

¡VIVA EL PRIMER ANIVERSARIO DE NUESTRO LANGAR!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU

Mi conferencia en Rimini (Agosto 2017)