392 ¿Y SI EL CACAO DE VENEZUELA DEJA DE SER EL MEJOR DEL MUNDO?

Los alumnos de una escuela de cocina que dirijo tienen que presentar una prueba final, a modo de tesis, en donde recrean el concepto completo de un restaurante. Desde el logotipo hasta el estilo de servicio. Desde el precio del menú hasta el manual que describe como hacer los platos. En una ocasión, un grupo decidió homenajear al Perú, y ya finalizando lo que había sido una propuesta excepcional con invitados peruanos, le ofrecieron al jurado un poco de pisco, el gran destilado de uva emblema del país. La botella en cuestión tenía la forma de uno de los monolitos Moái de la isla de Pascua.

Un pisco chileno en un examen de cocina peruana era como colocar dinamita encendida en un polvorín y la discusión no se hizo esperar. La anécdota, que no llegó a mayores gracias a un jurado benigno, es el mejor resumen de una agria pelea que tiene enfrentados en tribunales a peruanos y chilenos. Ambos países desean que se reconozca la bebida como de origen histórico propio. Ambos países tienen ciudades con ese nombre. Ambos países han convertido a cocteles con pisco en verdaderos emblemas nacionales. Ambos países saben que el primero que logre proteger internacionalmente el nombre pisco como una denominación, obligará al otro a llamar a su bebida destilado de uvas en el mejor de los caso, restándole un negocio millonario.

Ceviche peruano, tequeño venezolano, curry de la India, hummus libanés… o habría que escribir: ceviche ¿peruano?, tequeño ¿venezolano?, curry ¿de la India?, hummus ¿libanés?

La duda es válida si entendemos que el ceviche es un plato muy importante en la cocina ecuatoriana, en Perú existe una masa rellena (parecida a los dim sum chinos) llamada tequeño, quien desea aprender a cocinar tailandés acopia la palabra curry como parte de un nuevo vocabulario culinario, y a un sirio no habría manera de convencerlo que el hummus no es un invento de su país.
Existen miles de platos que les pertenecen afectivamente a más de una nación. Tanto derecho tiene un ecuatoriano como un peruano de considerar al ceviche como propio. Tanto derecho tiene un venezolano como un peruano de sentir al tequeño como propio. En esos casos gana quien aprenda a decirlo con más frecuencia.

Ha sido tan coordinada y eficiente la política de estado del Perú a la hora de promocionar el ceviche como bandera gastronómica que ya hoy en día todo el mundo lo asocia únicamente a ese país, y ya no tendría mucho sentido que el Ecuador se empecine en posicionarlo a nivel internacional como plato emblema. Tan simple como que quien vocifera más fuerte, gana la batalla de la autoría.
Si hay un aspecto en donde el estado debe asumir como política la promoción de sus valores, es este. Pongo un ejemplo:

Soy venezolano. Nos han amamantado diciéndonos, con objetiva razón, que poseemos el mejor cacao de la tierra. No conozco un venezolano que no lo afirme con orgullo: tenemos el mejor cacao del mundo. Todo chocolate en el mundo hecho con cacao Chuao lo dice en la etiqueta como prueba de calidad, y ese nombre permite venderlo más caro.

A 1750 kilómetros en línea recta desde nuestra capital, Caracas, se encuentra Quito, capital del Ecuador. He visitado anualmente a Ecuador en la última década y he podido ser testigo de la evolución de la agresiva campaña oficial en el país hermano para convencer a su población de que son garantes del mejor cacao del mundo. Afiches en los mercados, comentarios de entes públicos, festivales, catas, regalos oficiales ¡todo un batallón al servicio de la campaña que a la vuelta de diez años logró su cometido de convencimiento colectivo! Una vez en un congreso en Guayaquil dije que los venezolanos teníamos el mejor cacao del mundo y fui pitado jocosamente por el público ecuatoriano asistente. Así de convencidas están las nuevas generaciones.

Los venezolanos tenemos un gran cacao, pero nos hemos dormido en los laureles y hemos dejado de decirlo y decírnoslo. Si en un caso así, el estado venezolano deja que le ganen la carrera de la opinión pública, las pérdidas monetarias serían inmensas y el daño cultural inconmensurable.

Cuando uno sabe que tiene un producto o receta excepcional, uno que es parte de lo que nos define como nación, uno que es parte del fardo de nuestras jactancias, uno que nos daría un dolor enorme perder; toca no olvidarlo. Celebrar y vociferar es una forma de marcar territorio. Una forma de derecho de autor.


Comentarios

Cecilia Ledezma ha dicho que…
Buenas tardes! Eso esta en nosotros y de seguir y continuar nuestras enseñanzas a esas generaciones de lo nuestro.Cultivar,ceer y crear.
Audrey Vera ha dicho que…
Es increíble lo bondadosa que es nuestra tierra. Tanto que nos regala a diario la bonanza de disponer de uno de los mejores alimentos del mundo, como lo es el chocolate. Y digo alimento, porque alimenta el alma con cada cuadrito y cuando es cacao puro mucho más.

Yo pienso que una gran cantidad de venezolanos está consciente del maravilloso regalo de comer chocolate venezolano, uno de los mejores del mundo, sino el mejor. Como estamos hoy día, darle valor a lo nuestro debería ser una de las motivaciones principales de cada venezolano, dentro y fuera del país.

Entradas populares de este blog

¿Y TÚ POR QUÉ NO TE VAS CHICO?

¡AL FÍN COCINA PARA NIÑOS EN ICC!

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU