MIS PRIMERAS PALABRAS VENEZOLANAS... O LA RESPUESTA MÁS BRILLANTE



Hay una historia que he contado muchas veces pero de la que no me he sentado a escribir como es. Aprovechando el regalo de dos libros, voy a resumirla y otro día me explayo.

Mi madre tuvo una vida signada por cuatro períodos muy marcados y distintos. Una infancia en una comuna que fundó su padre. Una adolescencia marcada por la independencia de la India y posterior guerra con Pakistán. Una juventud como estudiante en la Unión Soviética, y una vida adulta y vejez en Venezuela.

Mi madre cocinaba excepcionalmente bien comida de su natal India.  Mi apreciación de la calidad de su cocina va más allá de lo subjetivo. Varias veces he ido a la India y por lo tanto he tenido como contrastar su sazón.

Pocos años antes de morir, tuve la oportunidad de grabarla en mi casa en la Isla de Margarita (Venezuela) aprovechando que había hecho el largo viaje de 1000 kilómetros desde su casa en Mérida, y me visitaba.

Dividí mi entrevista en cuatro secciones, una por cada etapa de su vida. Descubrí que en la 1era etapa comía lo que otros cocinaban en el comedor comunal. En la segunda etapa comía papa y cebolla (textualmente eso me dijo) porque era lo que había en la guerra. En la tercera comió lo que le servían en el comedor estudiantil... y luego llegó en 1965 a una lejana, exótica y distinta Venezuela.

Entrevistándola descubrí que nadie le había enseñado a cocinar. Mi pregunta fue obvia llegado a ese momento de la entrevista: ¿Quién te enseñó a cocinar comida de la India?

Su respuesta es de las más brillantes que he recibido. Una que me cambió la vida y ha signado buena parte de mis proyectos desde entonces.

"Mi amor, quiénes me enseñaron a cocinar fueron ustedes. Mis tres hijos".

Se refería a sus tres hijos venezolanos. A nosotros.

¡Y entendí! Anusuya Singh, mi madre, sabía que sus hijos iban a ser criados como venezolanos. Anusuya Singh, mi madre, quería que esos hijos supieran que ella, su madre, había tenido un pasado, una cultura, una vida de la que se sentía orgullosa. Que esos años "antes de sus hijos" no eran anónimos.

Y aprendió solita a cocinar comida de su pueblo para que sus hijos supieran quien era ella.

II

A mi negocio en Chile se acercó una muchacha. Ella se llama Gabriela Hernández.

A mi se me acercan muchas personas para traerme cositas para que las promocione por aquello del cuento ese de que cualquiera que escriba a diario en sus redes y tenga seguidores es "influencer".

Pero esta vez me dieron en la madre. Inevitable que recordara lo que les acabo de contar.

Gabriela vive en Chile y tiene una niña de 2 años que nació en Chile. Gabriela es venezolana. Gabriela trae libros infantiles para vender. Libros venezolanos. Me trajo dos libros que escribió Mónica Kobiakov. Mónica es venezolana pero los editó en Polonia. Mónica también es Mamá. Es Mamá como mi Mamá.

Gabriela vende sus libros a través de la cuenta de Instagram @venezuelavoyyvuelvo y Mónica tiene un instagram que se llama @primeraspalabrasvenezolanas.

Y así, a punta de palabras como arepa, budare, parchita, corocora o picúa; Gabriela y Mónica le dicen a sus bebés "¡Hola mi amor, esta soy yo!".

Comentarios

Luis Hernández ha dicho que…
Que hermoso Sumito. Siempre emociona sentir que los venezolanos en el mundo somos uno.
Désirée Meneghetti ha dicho que…
El libro de ‘Mis primeras palabras Venezolanas’ me lo regalò mi prima Daniela justamente para enseñar a mis dos nenes las palabras de mi niñez! Y lo que hizo tu mamy es lo que estoy intentando hacer yo con ellos y con mi esposo. Me da mucha tristeza no haber podido llevar a conocer a mi esposo italiano y a mis bebés a la tierra donde nací. Entonces intento hacerles conocer Venezuela con los sabores, con la música, con la forma cariñosa que tenemos en el corazón los venezolanos. Un abrazo Sumito y gracias por el sentimiento que le pones en todo lo que haces. Se percibe muy fuerte, aunque desde un smartphone!
H. Naranjo ha dicho que…
Tienes por aqui un gran admirador estimado Sumito. Desde mucho antes de conocerte un dia en que fui a visitar a mi hermana, que creo teabajó o estudiaba contigo. Muy agradecido por todos los aprendizajes a traves de tus escritos. Un gran saludo, desde Bogotá.
Bohemia&Té ha dicho que…
Te leo desde hace mucho tiempo, te sigo en IG,te he comentado, te he oído y visto en conferencias en Puerto Ordaz y en Mérida, te he tenido sentado en la fila del frente y nunca he cruzado palabra contigo, pero hoy, te leo y como con algunos de tus otros escritos, me he conmovido a lágrimas, lagrimas de mamá y de venezolana porque aunque no he emigrado físicamente lo hecho con el corazón en cada uno de mis amigos.

Gracias por hablar de estas chicas, estoy segura que muchos venezolanos las ubicarán.

Carmen Rodríguez
Mariana Duque ha dicho que…
internalizar nuestro origen cada día toma más importancia , es una forma de mirarnos internamente y honrar a esas primeras personas que nos enseñaron tanto y con quien tanto hemos querido, es parte de nuestra humanidad compartir lo que somos y dejar un legado,por eso se sumito gracias por ser parte de ese legado que le contaré a quien conozca, no tengo hijos pero si muchos ahijado y sobrinos así que a ellos les contagiare ese amor, esa nostalgia que sabe a aji dulce mezclado con especias que es Ud. mi nombre es Mariana Duque y vivo en Venezuela. Ciudad Bolivar

Entradas populares de este blog

2019, EL AÑO EN QUE TODO CAMBIÓ

Una sorpresa sobre la Sarrapia

EN EL DÍA DE LOS ENAMORADOS ME TOCÓ LLORAR